?

Log in

Once upon a time | And they were happy

Seguimos...

Título: Coincidencias
Resumen: Sin corvette y en una semana sin humo, Brian tiene que viajar en atobús... ¿Alguna quiere cederle el sitio?
Advertencias: Ninguna en particular, no sé por qué me ha dado por escribir ésto, pero como era un regalo y hoy estoy algo aturdida hoy, pues he querido escribir hoy por lo menos algo que sé que le va a hacer bastante gracia...
Por lo demás, hay spoilers severos de dos libros que me impactaron... Espero que no os importe y os gusten...
Disclaimer: ¿Pealmente os importa un jamón a quien cuernos pertenezcan realmente los personajes o diréctamente os basta con leer sobre ellos... A falta de más imágenes visuales, claro...

Para tí, tata... Espero que te guste.

-¿Autobús, Sunshine?- Brian recogió el maletín y la chaqueta de su Armani perfectamente planchado del sofá, frustrado.- Antes cogeré un taxi…

-Pues lo siento, Bri… No puedes. La semana sin humo, ¿recuerdas? Por eso te dije que aprovechases ésta semana para llevar el corvette al taller…- el joven rubio con el cabello revuelto y las manchas de pintura en la piel le atusó la corbata mientras el más alto se agitaba, nervioso y al borde de un ataque.- Tendrás que ir en bus… Es el único medio de transporte que permiten circular ésta semana aparte de las bicicletas y los patines… Así que como no quieras pedirle prestada la bici a Michael… Yo voy a ir en la mía a la academia, así que…

 

Brian se soltó de un tirón y recompuso su aspecto, impecable, como siempre, frunciendo la nariz ante la idea de estropear su estupendo traje en el sillín de una cutre bicicleta.

 

-Esperemos que no haya demasiada gente.

 

Ni siquiera esperó la respuesta, simplemente le cerró en las narices, por lo que no advirtió el brillo divertido que apareció en las comisuras de ésos labios que tanto le gustaba besar, mientras un brillo creativo aparecía en los ojos azules, de vuelta a su trabajo.

 

***

 

Cada mañana era exactamente lo mismo… Levantarse a las siete de la mañana, con las legañas aún pegadas a las pestañas y el cuello dolorido por la postura mientras estiraba las piernas entumecidas a lo largo de la noche.

Levantarse, acalambrada, como buenamente podía tratando de meter el menor ruido posible para no despertar a sus padres y hermano y una ducha rápida para despejarse que pasaba a convertirse en una de veinte minutos porque el calor del agua calmaba los músculos doloridos de su cuello y espalda, así que tenía que salir a todo meter, vestirse, recoger el ordenador y los libros que, para variar, la noche anterior no había preparado, por lo que se encontraba desperdigados por todas partes y salir corriendo de casa para poder coger el autobús a tiempo para llegar a la facultad…

 

Cada día era la misma rutina y nunca encontraba tiempo o ganas para mejorarla, la verdad… Llamadlo vagancia, si queréis, pero de ninguna manera iba a dormir diez minutos menos o a quedarse diez minutos menos debajo del agua sólo para tener tiempo de tomarse un café o llegar diez minutos antes a la parada del bus… Sinceramente, no había ganas.

 

Además, total… ¿Para qué?

 

Cada día eran las mismas caras grises y las mismas conversaciones aburridas… Ella subía, pagaba el ticket y se sentaba en el mismo sitio de siempre. Todo perfectamente predecible. Todo lo suficientemente común como para que pudiera hacerlo con los ojos cerrados, si hacía falta.

Precisamente por eso, siempre solía ir metida en los mundos de yuppie y nunca se fijaba en lo que la rodeaba… hasta éste día.

 

Se sentó con la novela de turno entre las manos y la cartera con el ordenador y la carpeta en el regazo, absorta en la historia de la misma, cuando unos zapatos oscuros e impolutos asomaron por el borde del libro y un olor irresistible tomó por asalto su nariz.

La sombra que acompañaba ambas cosas la cubría y poco a poco levantó la cabeza por los elegantes pantalones grises del traje.

 

No pudo evitar fijarse en las largas piernas y ‘Oh, qué diablos’, vale, sí… Digamos que su mirada se detuvo un poco más de lo necesario… En fin, que no subieron más allá de la cintura durante un buen rato… Entre otras cosas porque para cuando se dio cuenta de que se había quedado mirando fijamente, de haber levantado la cabeza habría dejado ver dónde estaba mirando sólo por el sonrojo de las mejillas… Y mira que se sonrojaba poco, pero es que eso había resultado de lo más descarado.

 

Así que no le vio la cara. Y él se bajó en la siguiente parada.

La cosa más emocionante en días, y ni siquiera sabía cómo era… ¡Mierda!

 

***

 

-¡Hola rubiales!- entrada triunfal en la clase, las cosas de cualquiera manera sobre su pupitre mientras se quitaba el pesado abrigo de encima, sólo estaban ellos dos.

-¡Hey!- la cabeza aludida se asomó por encima del lienzo sobre el que trabajaba.- Llegas tarde.

-Para variar…- la sonrisa burbujeó en la garganta mientras seguía a lo suyo sobre el papel, riéndose de la joven impulsiva que cada mañana interrumpía su trabajo.- ¿Se han ido?

-Estarán ya en audiovisuales…

-Vale… Entonces mejor será que no interrumpa, ¿verdad? Así además podré terminar ésta novela… Está realmente interesante.

 

Justin observó el dibujo y se apretó el puente de la nariz entre el índice y el pulgar, suspirando, resignado a perder quince minutos de trabajo.

Tampoco le importaba… Le solía gustar hablar con el torbellino de chica. Se sentía a gusto y se relajaba.

 

Inevitable pregunta.

 

- ¿Qué libro es?

-La mujer de Gabriel, de Robin Schone.

-No me suena…- Justin ladeó la cabeza, pensativo, y se acercó para mirarlo, arqueando una ceja ante la mujer desnuda de la portada.- ¿Y vas con eso en el autobús?

-Y por la calle…- ella se rió.- Y a quien no le guste, que no mire. Además, es divertido ver las caras picudas de la gente cuando ve la portada… Las mujeres se suelen sonrojar, furiosas, o levantan la nariz y susurran alto que soy una descarada… Viejas matronas. Y los hombres suelen mirarme mientras se ríen y pavonean, tirando de los bajos del pantalón por los que les asoman las cartucheras, antes de ponerse como tomates porque me río yo de ellos…- se interrumpió, pensativa.- ¿Sabes? Hasta hoy nunca habría pensado que los héroes de novela pueden existir… ya sabes… Ésos que hacen que te tiemblen las rodillas cuando te miran y te suden las palmas de las manos pensando que los tienes al lado…

-¿Y hoy has cambiado de opinión?- el joven le quitó el libro de las manos, hojeando las páginas.

-No lo sé… El tío iba de pies a mi lado en el autobús ésta mañana… Y yo no he levantado la mirada más allá de su cintura… Pero era alto, e impresionaba… No le he visto la cara… pero te juro que tenía la misma aura que el protagonista de ésa novela.

-¿Oh, en serio?- Justin sonrió, burlón.- Así que no has levantado la mirada más allá de su… cintura…

-¡¡¡Hey!!!- la chica golpeó su hombro, fingiéndose ofendida, antes de estallar ambos en carcajadas.- La vergüenza, Jus, la vergüenza…

-Sí, ya, claro… Y… ¿De qué va el libro, pues, para que pienses que podría ser como él?

-Es la historia de dos hombres… En realidad, la del primero lo terminé el fin de semana… Se titula El Amante, y son las historias de dos hombres en la Inglaterra Victoriana. Se conocieron cuando eran niños. Uno de ellos era de familia noble inglesa, pero el maltrato de su tío le hizo huir a Francia siendo un crío. Allí conoce a otro chico que lleva años sobreviviendo en las calles y se ayudan mutuamente, haciéndose amigos, hasta que un día una mujer, dueña de un burdel, les encuentra…

 

Justin devolvió la mirada a las páginas, más interesado cada vez, hasta que una frase saltó hacia sus ojos, haciéndole contener el aliento.

 

“«Mis dos ángeles», había dicho la madame que los había recogido en una calle de París. «El moreno, para las mujeres; el rubio, para los hombres».”

 

-Los prostituye.- susurró, tragando saliva.

-Aha… Uno preparado para satisfacer a las mujeres… El otro, para los hombres. Y habla de una vieja venganza mientras te muestra cómo sobrevivió cada uno a ésa vida. Michel, el amante, lo tuvo más fácil… Mujeres hermosas pagaban por él. Pero Gabriel… El ángel rubio… Se acostaba con una mujer por cada hombre… para contrarrestarlo… hasta que unos años antes del tiempo en el que transcurre ésta novela, Gabriel es secuestrado por un hombre pagado por otro que desea vengarse de Michel arrebatándole a la persona que más amaba… como él perdió a la que más quería siendo Michel un niño… Hecho del que le responsabiliza, porque ésa persona era la madre de Michel, que murió tratando de salvarlo a él.

-Y secuestran a Gabriel por ello…

-Porque Gabriel era la persona a la que Michel más quería… Al menos hasta que conoce Anne en su libro… Y a pesar de todo, aunque ama a Anne, sigue queriendo más a Gabriel…

-A Gabriel le pasa algo mientras está secuestrado, ¿verdad?- Justin volvió al libro, como buscando la respuesta.

-¿Quieres leértelos? Porque te los estoy contando…

-No importa… ¿Qué le sucede?

 

Carmen  lo miró y sonrió con los ojos antes de seguir.

 

-Lo viola. El hombre que le secuestra… Lo viola. Y lo deja atado en el desván de la casa en la que lo retenía hasta que Michel le encuentra, suplicando la muerte.

-La muerte… Pero puede superarlo…

-No se trata de superar una violación… Se trata de superar el dolor, el miedo y la vergüenza…

-¿Por ser violado?- Justin se indignó.- ¡Él no tiene la culpa!

-No, no la tiene… Y considerando todo lo que tuvo que soportar siendo prostituto, no se siente mal por la violación… Sino por lo que su violador le hizo sentir…

 

El rubio frunció el ceño y la miró, interrogante.

 

-Los ojos de Michel… son violetas. Los de su violador… también. Son primos, aunque sólo el atacante lo sabe. Y lo único que Gabriel puede ver mientras es violado, son ésos ojos… Y por primera vez en su vida, llega al orgasmo provocado por un hombre.

-Así que se debate…- Justin comprendió.- Gabriel no quiere sentir, pero Michel le hace sentir… tantas miserias a lo largo de su vida, toda su vida fingiendo que es quien no quiere ser, y al final llega un ángel que le hace sentir. Y le odia por eso.

-Exacto… Por eso le hace daño en muchas ocasiones, antes de hacer otro algo que lo redima cada vez. Porque no quiere a Michel cerca… pero tampoco lo quiere lejos.

 

Las voces se perdieron y ella observó a su amigo, quien permanecía pensativo.

 

-Me recuerda a alguien...- musitó.- A como era antes. Una vida pensando que no merecía ser amado y rechazando cualquier intento…

-Pues a mí me ha recordado al tío del bus.

 

Justin volvió a la clase.

 

-¡Pero si no le has visto la cara!

-El aura…- se quejó, sacándole la lengua.- Te juro que se parecía a Gabriel… puede que no le haya visto, pero se parece a él… ¡Te lo juro! Que yo normalmente no me inmuto en el autobús, que voy dormida… Pero ha sido notar a éste tío cerca y ponerme alerta… Igual que con Gabriel.

-Vale, vale, como quieras…- rió.- Se acepta barco…

-Entonces… ¿Te dejo el libro? Mira que me tengo que ir a clase…

 

Justin lo mira de nuevo, aún entre las manos y asiente.

 

-¿Ya lo has terminado?

-Sino no te lo estaría ofreciendo, rubiales… ¿No te parece?

-Entonces de acuerdo… Lo leo y te lo traigo de vuelta.

-Ok… Entonces mañana te traigo a Michel… Total, me recuerda a ti muchísimo…

-¿A mí?- la miró, extrañado.- ¿Por qué?

-Porque Michel nunca se rinde ni pierde la esperanza… Y sólo cuando Gabriel le falla él duda… El resto del tiempo, pase lo que pase, lucha. Se puede decir que es un optimista, y aunque no crea que las cosas vayan a salir bien, al menos lo intenta. Y si no le salen… Bueno, ya llegará otra oportunidad. Es frustrante… Osea, que sí que lo pasa mal… Incluso cuando empieza el libro está algo dolido por su pasado… pero para nada está resentido ni amargado ni nada…

 

***

 

-¿Sunshine?- la puerta de la calle se cerró de golpe mientras Brian se desembarazaba de la chaqueta y la corbata, soltando el maletín en el suelo.- ¿Estás leyendo?

 

La cabeza de su amante permaneció dentro del libro incluso cuando se acercó a él. Inclinándose sobre el sofá, miró la portada del libro, frunciendo el ceño.

 

La portada le llamó la atención y se lo quitó de las manos.

 

-¡Oye, que estoy leyendo!

-¿Novelitas románticas, Sunshine? Y para heteros…- observó la portada con atención.

-¡No seas idiota, Brian! Y devuélvemelo, que es de una amiga y además está muy bien…

-Sigue siendo una novelita…

-Erótica.- farfulló entre dientes, luchando por recuperarla.

-¿Erótica?- el moreno arqueó una ceja, divertido.- ¿Y estás aprendiendo algo nuevo?

-Te sorprenderías…

 

Al fin se la quitó y la escondió entre los cojines.

 

-Es prestada, así que ni se te ocurra… advirtió.

-No pensaba… Sólo me estaba preguntando qué narices le ha dado a todo el mundo con ésa novela…

-¿Pues?- le rodeó el cuello con los brazos, dejándose levantar del sofá, distraído.

-Porque hoy en el autobús había una chica leyendo otra como ésa…

-¿En serio?- depositó una línea de besos por su mentón.

-Aha… Pequeñita, mona… Se me quedó mirando al paquete.

 

Justin parpadeó, separándose u poco.

 

-¿En el autobús, dices?



Comments

( 17 growls — What's the hell you say? )
slayer_kur
Feb. 15th, 2008 12:21 pm (UTC)
OMG SOY YOOOOOOOOOOOOOOOOO.
Soy yo....Y LE HE VISTO EL PAQUETE A BRIAN!!!!
Soy yo....iba leyendo en el bus Y LE HE VISTO EL PAQUETE A BRIAN Y LUEGO ME HE RECOCHINEADO DE ELLO CON SU NOVIO madre mía.... xDDD

Me ha encantado, porque sí, soy pequeñita y soy un terremoto y de hecho me habría quedado mirando el paquete de Brian, incluso puede ser que lo hubiera tocado xD

Por cierto, ese libro es genial. Tiene una pinta que te cagas en las bragas *aparte de pequeñita y mona soy super fisna xD*

Ha sido genial tata xD

Besitossssssssss

pd: Era yo....QUE GUAY
mister3004
Feb. 15th, 2008 12:45 pm (UTC)
Me meto por aquí para felicitarte reina.

Que pases un buen día.

Muackkkkkkks.
slayer_kur
Feb. 17th, 2008 01:40 pm (UTC)
Muchas gracias!!!!!!

Un día no, tooodo el finde ha sido genial ^^

Besitos!
mister3004
Feb. 15th, 2008 12:44 pm (UTC)
Oye la historia es genial y además me has picado con ese libro... y que suerte slayer_kur haber hecho ese viaje en bus tan interesante, jejeje.

Besotes guapetona.
santakinney
Feb. 15th, 2008 01:12 pm (UTC)
Genial..vaya historia...supongo que todas nos quedariamos unos segundos viendo la parte baja de Brian si tuvieramos ocasión!!!

A mi también me ha picado la curiosidad este libro..
Me encanta que regales estas peazo historias a Slayer..así podemos leerlas TOdaS!!!
Gracias por compartir!!!!!
bego82
Feb. 15th, 2008 03:18 pm (UTC)
vaya vaya me ha encantado la historia y me he quedado intrigada con el libro!!

besitos
rose_decatur
Feb. 15th, 2008 08:30 pm (UTC)
Un gustazo volver a leerte!!

La historia me ha gustado mucho. La pena es que no me encuentro yo a ningún Brian cuando pillo el autobús ;P Luego que nos explique Carmen qué hacía ella mirando donde no debía, jajajajaja :P

El libro tiene muy buena pinta. Creo que nos vamos a picar todas, jajaja

Besos, wapa
slayer_kur
Feb. 17th, 2008 01:43 pm (UTC)
Contar??? Yo??? Me llevaré el secreto a la tumba bwahahahah xD

No, en realidad es que....tenía un pequeño problema de cuello por haber dormido en una mala postura y claro...lalalala xD
ligiaelena
Feb. 16th, 2008 11:35 am (UTC)
Me ha gustado mucho. Muy divertida la situación y muy interesante la comparación de B/J con los del libro. Me lo apunto para buscarlo, parece chulo.
Jo! Fics con recomendaciones literarias y todo. ¿Se puede pedir más?
Un regalo muy guay para Slayer.
Besos!
(Anonymous)
Feb. 16th, 2008 08:41 pm (UTC)
hola me llamo joe y bueno esto no tiene nada k ver con ste tema pero keria saber si me podrias decir cual es el episodio de everwood en el k bright y hanna se duchan juntos

bueno la verdad no me gusta la serie pero mi novia es muy fanatica de ella y me conto ese capitulo y kiero verlo y vi en uno d tus temas algo como eso espero k me puedas ayudar

luego reviso aki en este tema si me respondiste algo
gracias
tekila_qaf
Feb. 17th, 2008 10:04 pm (UTC)
La historia es muy original.
Me ha entrado la curiosidad con ese libro, tiene muy buena pinta.
Si yo estuviera en el autobus y viera a Brian, bueno, no se lo que haría, je, je...
Muy bonito la historia que le has regalado a slayer_kur.
Besos.
in_fairy_tales
Feb. 17th, 2008 10:48 pm (UTC)
Ale, que weno, ademas de regalito la metes en la historia para que disfrute un poco xDDD

Ha estado genial, y me has picado mogollon con el libro, aunque lo hayas destripado O.o. Lo pondre en mi lista de lecturas futuras :P

Besotes
susgus
Feb. 18th, 2008 06:55 am (UTC)
Vale que últimamente no cojo mucho el bus pero si me prometen que me encontraré ocn Brian voy de cabeza jaja Me ha encantado y lo de la novela esta super bien jaja.

Besitos
millie2008
Feb. 18th, 2008 01:35 pm (UTC)
Vale, el regalo es para Slayer, y ella dice ser la chica del autobús.... vale... pero yo tengo mis dudas.... no seria yo?
Leer, leo en el autobús y seguro que también habría tenido problemas para poder pasar de la cintura, seguro que el "aura" me habría dejado KO, en fin:
Yo también quiero unos viajes tan interesantes en transporte público!!!XDD
Besotes
pinguigeli
Feb. 19th, 2008 12:15 pm (UTC)
Vaya suerte ir en el bus y encontrarse con semejante tío y con esas "vistas", seguro que si eso pasara iba a incrementarse el número de pasajeros de los autobuses urbanos.

Veo que lo del libro ha dejado huella, así que otra más que lo apunta,

Besos.
spokies
Feb. 19th, 2008 11:38 pm (UTC)
jajajajajjajajaaja, dichosos los ojos que ven el paquete de brian, aunque sea en un autobus, slayer, felicidades, y que tengas unos trrotundos y eroticos sueños con "el paquete" y su contenido, jajajjajaja, besazos
slayer_kur
Jun. 10th, 2008 11:38 am (UTC)
En cuanto me ha llegado tu regalo me he dado cuenta del libro que eraaaaaaaaaaaaaaa y he venido a comprobarlo al escrito.
Ahora no sé por cuál de los dos empezar.
Eres asquerosamente mala. Y te odio ¬¬ xDD

Qué va, si en realidad te quiero mogllón por ser mi tataaaaaaa.
( 17 growls — What's the hell you say? )