?

Log in

Once upon a time | And they were happy

ZORIONAK TATAAAAA!!!!!!!!!

No sabes lo muchisísimo que te deseo ésas felicidades, de verdad, y que espero que te lo pases DPM éste fin de semana, disfrutando como una loca...

Tengo unos cuantos regalillos empezados, pero tengo que seguir escribiendo...

De momento, el RPS que te comenté, y otra paranoia que me ha dado hoy entre clase y clase, te las cuelgo, y a lo largo de éstas dos semanas que quedan para terminar el mes, iré colgándo más cosillas, vale???

Mientras, disfruta de tu cumpleaños, que te lo mereces más que nadie...

De éste no te rías y no me sueltes alguna... Me dió la paranoia después de hablar contigo y no recuerdo si lo terminaste de leer o qué...

Para [info]slayer_kur


Título: Aunque no me entiendas.

Autora: sharanniphredil
Rating: TP

Resumen: ¿Qué ocurriría si una joven española con problemas amorosos se encontrase una noche de sus vacaciones con un Randy Harrison con problemas amorosos en la terraza de un departamento neoyorkino y fingiera no entenderle si éste la hablase?

Advertencias: La idea de éste fic surgió por dos datos… Uno: La situación que viven Randy y Gale en el fic ‘Decisiones’, de Begok… Y Dos: El hecho de que Galemp se encontrase con Randy en la recepción de la obra Edward the Second, tal y como relató y hecho que envidio profundamente.

Disclaimer: A Randy Harrison y Gale Harold los parieron sus madres, pero no los inscribieron en la RIAA (SGAE americana), por lo que no disponen del copyright necesario para evitar que yo haga con ellos lo que me salga del… alma.

La cursiva son los pensamientos o palabras de ella, ‘teóricamente’ en castellano.

Aquella ha sido una semana de mierda. Y estás dispuesta a retar a cualquiera a demostrar que su semana ha sido más mierdosa que la tuya.

Vale… estás de vacaciones, y está en Nueva York… Estás con tu mejor amiga de vacaciones en Nueva York viendo Eduardo II y en una recepción hecha para el público a la que también han asistido directores, actores y demás artistas… Eso es guay, vale… O por lo menos sería guay si te importase una mierda…

Llevabais seis meses planeando el maldito viaje… ¡Seis meses! Planeando un viaje que lleváis varios años hablando de querer hacer juntos… Y de repente va él y lo tira todo por la borda porque ha empezado a salir… con ‘ella’.

¡Genial! Vale, no te importa… Que haga lo que le de la gana… Pero no serás tú la que le preste el hombro cuando dentro de tres meses, rompa con ésa como con las otras… Ya estás cansada.

Porque por su culpa, ahora estás allí, en el sitio más guay del mundo, una ciudad preciosa, una recepción a la que nunca habrías esperado asistir, con un montón de actores y cantantes famosos por todas partes, y lo que es más importante de todo… Uno de tus actores favoritos alcance de la mano… Y no dejas de pensar en él… ¡Será capullo! ¡¡¡Deberías poder disfrutar de tus malditas vacaciones como te diera la gana!!!

***

El móvil te suena y lo sacas del bolsillo lentamente, distraída. Aburrida. Las pupilas se te dilatan y te viene un tick a la mandíbula cuando ves el nombre que registra la pantalla.

Buscas a tu amiga y la encuentras distraída hablando con uno de los actores de la obra. Miras alrededor un sitio tranquilo y ves la terraza abierta, con altas plantas y palmeras tapando los cristales, prometiendo algo de privacidad, así que levantas la tapa del móvil y te diriges hacia allí.

Hay alguien más, también hablando por teléfono, pero tal es tu apresuramiento y distracción, que no le miras y apenas captas parte de la conversación que sostiene.

-Ya… Yo también te echo de menos… (…) No, Simon no está aquí (…) Ni lo sé, ni me importa (…) A mí también me habría gustado que estuvieras aquí (…) Yo también te quiero…

La conversación que tu ‘acompañante’ inesperado se pierde cuando la voz que esperas suena al otro lado de tu propia línea.

-Hola, pitufa.- te ríes, divertida.- ¿Cómo os va todo?

-Hola pitufo. Todo genial… Hemos venido a ver la obra, al final. Aprovechando que tú no estabas… Érika ya está ligando con uno de los actores.- fuerzas una leve carcajada antes de seguir, la garganta seca de repente.- ¿Y tú que tal?

-Por aquí todo bien… Celia y yo hemos ido a la playa éste fin de semana… Aunque seguro que no nos lo hemos pasado ni la mitad de bien que tú… vosotras.

-Bah…

-Y qué… ¿Ya le has conocido y asaltado a preguntas?

Sabes a quien se refiere y no puedes evitar sonreír, la primera sonrisa genuina.

-Le he visto. Y no sólo en la obra… De cerca. Está aquí, en la fiesta. Pero todavía no le he dicho nada…

-¡Tú no le has dicho nada!- La voz de tu amigo suena sorprendida y divertida a la vez.- No me lo puedo creer… Que no te le hayas tirado encima y colgado de su cuello como si fueras una boa… constrictora.

-Ja. Ja.

Compones una mueca burlona y entrecierras los ojos como si él pudiera, de algún modo, verte a través de la pantalla… Mera ilusión que te ayuda a mantener el tono desenfadado.

La conversación sigue durante varios minutos, sentada tras una de las palmeras más grandes, apoyada la espalda contra los barrotes de la terraza, las rodillas contra el pecho mientras la garganta sigue doliendo y cada vez te cuesta más hablar con naturalidad. Seguir compartiendo bromas con él te duele más y más a cada segundo que pasa, seguir fingiendo que nada ocurre, que todo está bien. No te das cuenta de que el anterior ocupante del balcón hace ya un rato que ha colgado su propio teléfono y te observa, de pies, apoyado en la barandilla tras la otra palmera, fumando, atento y comprensivo.

No entiende las palabras, pero comprende el tono utilizado, la sensación, la congoja… Y la comparte.

Cierras el teléfono y escondes el rostro entre las manos mientras las lágrimas pugnan por salir. Pasa los dedos por la nariz, frotándola con fuerza para evitar que se te salten, cuando una mano te tiende un pañuelo de papel.

-Llorar es bueno a veces.

Con los ojos enrojecidos, miras hacia arriba y coges el pañuelo un segundo antes de reconocer al dueño. Sin embargo, tu pena es más grande que tu asombro y llevas tanto tiempo resistiendo, aguantando si mostrar tus sentimientos, sabiendo exactamente cómo mantener el rostro impávido ante lo que debería sorprenderte, que tu rubio acompañante no se da cuenta… O eso crees.

-Gracias.

-¿Sabes? Ésa ha sido una buena actuación… Yo suelo representarla a menudo.- él se sienta a tu lado, sonriendo tristemente.

La curiosidad debería poderte, de verdad que sí, pero la conversación sostenida es todavía tan reciente que no te apetece hablar con nadie… Ni siquiera con ‘él’, así que pones lo que esperas sea una cara de no entender y le contestas en castellano.

-Lo siento… No te entiendo.- él arquea una ceja.

-¿No hablas inglés?- frunces el ceño y él repite sus palabras más despacio. Niegas con la cabeza.- Pues estamos aviados, porque yo no hablo ni gota de español, pero no me apetece entrar de nuevo en ésa fiesta.

Sólo sonríes, intentando no mostrar que le comprendes. Además, entiendes perfectamente la sensación, así que sólo asientes y permanecéis en silencio un rato.

El disgusto empieza a pasarse y ahora te estás arrepintiendo de haber fingido no saber inglés, teniendo, como tienes, una oportunidad de oro… ¡Podrías hablar con Randy Harrison!

Le devuelves el pañuelo, arrugado aunque sin usar, pero él lo rechaza con un movimiento de la mano.

-¿Era tu novio?- te concentra, metiéndose en el papel, y frunce de nuevo el ceño.- Tu novio… chico…- Él hace un gesto de ponerse un anillo en el dedo anular y te apresuras a negar.

-Amigos… Sólo somos amigos… ‘Frends. Mai best frend. He… ¿has? gerlfrend’.

-Claro… Amigos… Ya me conozco yo ése tipo de… ‘amigos’. Tú estás loca por él, pero él te considera su amiga y no quiere estropearlo… Así que tú empiezas a salir con alguien que crees es bueno para ti, y entonces tu ‘amigo’ decide que no le vale ser sólo tu amigo... Pero no está preparado para estar contigo, pero tú sigues loco por él y te dejas llevar por unos pocos momentos robados, mientras sigues con quien no quieres sólo porque crees que es mejor estar con él que estar sólo… Porque lo tuyo con tu… ‘amigo’, no tiene futuro.

La sonrisa de Randy es amarga y las palabras escuecen. Se nota que lleva tiempo arrastrándolo consigo y necesitaba dejarlo salir y aprovecha que no ‘puedes entenderle’... Tu situación y la suya… Se parecen. Enamorados de dos imposibles.

De repente, el corazón te palpita con fuerza y tu interés se aviva cuando te percatas del significado de sus palabras. ¿Un imposible? Pero… incluso tu mente es cuidadosa. ¿De quién está hablando?

Te muerdes la mejilla por dentro y esperas, obligándote a no demostrar reacción alguna. Sin embargo, él sólo se queda callado.

-Es curioso lo rápido que se puede confiar en alguien que no juzga. ¿No crees?- dice al cabo de un rato, sin mirarte, y tú no puedes evitar un brillo curioso en la mirada.- Cosas que no has sido capaz de contar a nadie, ni siquiera a aquel a quien quieres… Ni siquiera confesártelo a ti mismo, te salen con suma facilidad delante de un extraño cualquiera por el cual, sin saber cómo, has sentido una cierta afinidad.

Lo sabe. No sabes cómo, pero se ha dado cuenta.

-¿Cómo te has dado cuenta de que puedo entenderte?- le preguntas, en inglés.

Un brillo pícaro se extiende por su rostro, iluminándolo.

-Te escuché hablar con tu amiga. Pasé por vuestro lado para salir a la terraza…- no puedes evitarlo y sonríes, avergonzada.

-Lo siento… No me sentía con ganas de hablar con nadie. Ni siquiera contigo, aunque en otras circunstancias, no te imaginas lo encantada que habría estado.- ahora es él el que sonríe.

-Sí, me he dado cuenta… Precisamente por eso me he animado a hablarte al escucharte fuera. En otras circunstancias, probablemente esto no se habría dado ni imaginándolo.- arquea una ceja, burlón, y tú sigues con la broma.

-No sé, la imaginación puede ser muy poderosa…

-Claro… Cuando tiene una base real.

Ni siquiera se molesta en fingir que no se refiere a lo que sabes que se refiere, pero prefieres no tentar a tu suerte.

-Tal vez no sea lo mismo…- te observa en silencio, irónico, antes de volver a hablarte suavemente.

-Cuando estás cerca de él, sientes como si pudieras flotar. Es tu mejor amigo, pero ningún otro amigo te había hecho sonreír tanto y estar triste al mismo tiempo, y mucho menos tantas veces como él. Te duele verlo con otra persona y sientes que podrías arrancar unas cuantas cabelleras, incluyendo la tuya propia, cuando lo ves infeliz. Te apetece más estar con él… Pero todavía no has llegado al ‘me importan una mierda las consecuencias’.

Eso es exactamente lo que piensas, lo que sientes… Y a medida que las palabras penetran en tu cabeza, eres más y más consciente… hasta que las últimas te llegan por completo. Frunces el ceño y es cuando te percatas de que él lleva puesta la cazadora, algo extraño, considerando que alguien os las ha ‘cogido’ en la entrada de la fiesta.

-¿Ibas a alguna parte? Si no es demasiado preguntar…

-Hace ya varios días que yo llegué al ‘me importan una mierda las consecuencias’. La cuestión es… ¿Cuánto tardarás tú? Porque te puedo asegurar que la espera no lo hace menos doloroso ni merece la pena.

Descolocada, lo observas levantarse del suelo y sacudirse los pantalones.

-Supongo que nadie escarmienta en cabeza ajena, pero yo habría estado encantado de que alguien me dijera algo como esto hace cinco años. Para haber podido estar preparado.- su sonrisa se vuelve casi… ¿tierna?- Que todo te vaya bien, chica… Y espero verte algún otro día por la ciudad.

Un rato después sigues aturdida, en silencio y casi con la boca abierta, primero pensando en lo que acaban de contarte en exclusiva, casi incapaz de creerlo tú, como para contarlo y esperar que te crean. Después, sopesando sus palabras, fruto de la experiencia. Y decides que tiene razón.

El móvil se enciende y parpadea cuando lo abres y marcas. La estúpida y ya tan trillada cancioncilla que se escucha en lugar del tono de llamada nunca te había hecho tan absurdamente feliz. Casi tanto como el click que indicaba que su llamada había sido contestada.

-¿Daniel? ¿Estabas ya dormido? Lo siento mucho, es sólo que… Quería hablar contigo.


Comments

( 7 growls — What's the hell you say? )
slayer_kur
Feb. 15th, 2008 12:08 pm (UTC)
Mi tata se ha acordado de mi y me ha escrito cosassssssssssssss *baila la conga* xD

Ju tía, cómo admiro la capacidad mental de 'la chica' por poder sujetarse las bragas sólo pensándolo y sin tener que llevarse las manos a ellas cuando tiene a 'agagagaga' delante xD

Amores imposibles, que bonito, que precioso, que jodienda, you know. Pero el tiempo pone a cada uno en su sitio y si 'la chica' merece estar con su pitufo, pues lo estará, palabrita de la cumpleañera xD

Lofyu sooooo much.
silv_ana
Feb. 15th, 2008 11:24 pm (UTC)
Un RPS muy original.Te ha quedado muy bien.
Besos
in_fairy_tales
Feb. 17th, 2008 10:41 pm (UTC)
Hola!!!
Es la primera vez que visito tu LJ, me pase por aki para leer este regalito que le hiciste a slayer, y puff, me ha encantado, me ha parecido de lo mas original y entretenido por mch que digas que eran paranoias xDD

Bueno, te añado a mi FL y asi te sigo leyendo, ok?

Besos
millie2008
Feb. 18th, 2008 01:24 pm (UTC)
Me encanta!!
Seguro que a mi no me pasa, primero porque mi inglés es de pena, segundo no tendré la suerte de ser invitada en una recepción de esa clase (uyyy que envidia con galemp.... ) pero seria estupendo tener una conversación íntima, más hablarse con las miradas que con las palabras, ese saber perfectamente en que punto esta la otra persona....y por supuesto con alguien tan dulce como Randy.... he dicho que me encantado?
Un super regalo XDD
Un abrazo (es que estoy emocionada)
pinguigeli
Feb. 19th, 2008 10:45 am (UTC)
Me ha parecido muy original como has descrito el encuentro entre los dos y me ha parecido precioso ver a Randy hablar tan claro con alguien a quien no conoce, aunque es verdad que a veces eres capaz de contar cosas a "extraños", que sabes que no te juzgan y si además están en tu misma situación, mucho mejor.

Thanks por escribir.
ruperta_77
Feb. 19th, 2008 11:07 am (UTC)
Ay, que bonito!! Me parece un RPS muy original. Ya me gustaría a mi que se me acercara Randy para contarme su vida. Sería una pasada.
spokies
Feb. 19th, 2008 11:29 pm (UTC)
pobretes los dos, y que randy se explaye con una extraña que no le entiende ni patata, dice mucho de los desesperado que esta, aunque el hecho sirva para que uno se desfogue y la otra comprenda, besazos
( 7 growls — What's the hell you say? )